La luz nos apasiona y se nos hace presente en todo momento y lugar, pero cuando o cual fue el punto de partida, en este laboratorio queremos encontrarnos con ese primer estimulo. Necesitamos el sol, necesitamos la luz, redescubrir el vinculo con la luz natural puede ser nuestro punto de partida.


En las instalación y objetos lumínicos encontramos esta nueva forma de manifestarnos. Este laboratorio es eso, un espacio donde exponer nuestros procesos y ideas, el poder compartirlo y dejar que este sea atravesado por la mirada de nuestro colegas, hace que el resultado sea mas potente.

El Laboratorio surge a partir de la necesidad de reflexionar sobre el aspecto temporal de la composición lumínica. A través de doce encuentros, investigaremos los procesos que nos llevan a configurar las escenas lumínicas, pensando no solamente en la imagen que creamos sino también en las transiciones en sí como sujeto de estudio y elemento creador de la dramaturgia lumínica.